7 de noviembre de 2010

Los vinos de Rioja Alavesa conquistan Barcelona

Los representantes de 36 bodegas de Rioja Alavesa presentaron el martes 2 de noviembre en Barcelona sus vinos en un evento que congregó a más de 400 profesionales del mundo de la gastronomía y la enología y en el que demostraron sus características únicas y diferenciales.

Se trata de la primera vez que la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) organiza un evento como este en Barcelona, una ciudad que para ellos es “la plaza más fuerte”, con la que tienen más “feeling” y además el “centro neurálgico” de venta y distribución de la enorme variedad de vinos de los pequeños y medianos productores de su zona, que son considerados “la esencia de Rioja Alavesa”.



La directora gerente de ABRA, Inés Baigorri Uribe, explicó la importancia de organizar ahora, en momentos económicos complicados, este tipo de eventos, ya que “permiten a las bodegas afianzar el producto y dar lugar a un contacto directo con los profesionales”, algo que les permitirá aumentar sus ventas.

Baigorri destacó además que una de las características que hacen especiales los vinos de Rioja Alavesa, que en el mercado se venden a precios ligeramente más elevados que otros de la DOca Rioja, es que todos ellos son “vinos de autor, ya que tú eres el dueño de tu tierra, tú la trabajas, tú la comercializas y eso te permite jugar”.
Aludió además a la importancia del microclima de Rioja Alavesa, a su tierra -arcillosa, calcárea y pobre que la convierten en ideal para el cultivo de la viña -, a sus laderas, y en definitiva, a su filosofía de elaboración, que combina perfectamente tradición y evolución.

Como prueba de esta evolución, Baigorri destacó que en este show-room destacaba por primera vez la presencia generalizada de vinos blancos estructurados, que parece que vuelven a producirse en la zona, y de vinos tintos que sorprenden y consiguen renovar los matices de la DOca Rioja.

Las bodegas pequeñas y medianas de Rioja Alavesa producen una media de 300.000 botellas anuales (entre 30.000 y 1,5 millones según su tamaño) y actualmente, ante la competencia y la enorme oferta de bodegas en España, derivan gran parte de su producto a la exportación, siendo países como EEUU, Bélgica, Suiza y Austria algunas de sus principales apuestas.

Como complemento perfecto a esta presentación de vinos, los representantes de Slow Food Álava ofrecieron un cocktail elaborado con productos alaveses. Esta iniciativa de combinar Rioja Alavesa con Slow Food, que surgió desde el Departamento de Agricultura de la Diputación Foral del Álava, tiene como objetivo promocionar los productos autóctonos desde los agricultores.

Las elaboraciones que se ofrecieron a los visitantes del show-room incluían alubia pinta alavesa, queso de pastor Idiazabal, aceite de Rioja Alavesa, garbanzo de Orbiso, miel de Gorbea, trufa negra alavesa, patata Gorbea, sal de salinas de Añana, guindilla de Poves y morcilla trufada de Maestu, entre otros.

Además esta muestra de vinos fue el lugar escogido para la exposición de una de las obra de arte de José Julio Arregui, un artista alavés que ha dado lugar a una nueva técnica en la que se usa el vino como pintura. 

Estuvieron presentes en el show-room la diputada de Agricultura de la Diputación Foral de Álava, Estefania Beltrán de Heredia, y el asesor de la Consejería de Agricultura del Gobierno Vasco, Dani Solana.

Las bodegas que participaron en esta presentación en Barcelona fueron las siguientes:

Agrícola Labastida
Altún
Amador García Chavarri
Arabarte
Araco
Bello Berganzo
Casa Primicia
Casado Morales
Córdoba Martínez
Covila
Dominio de Berzal
Estraunza
Gailur
García de Olano
Gil Berzal
Gómez de Segura
Gontés
Heredad Ugarte
Hermosilla
Hermanos Pascual Miguel
Larchago
Laukote
Launa
Loli Casado
Medrano Irazu
Miguel Ángel Muro
Mitarte
Ostatu
Pago de Larrea
Ruíz de Viñaspre
San Prudencio
Santamaría López
Señorío de las Viñas
Torre San Millán
Varal
Viñedos y Bodegas de la Marquesa

Maridaje al limite.
Agustí Peris nos guio a través de un maridaje de lo más atrevido, marisco y pescados con vinos blancos barrica y tintos de la Rioja alavesa.

A priori, al ver la propuesta culinaria quede bastante perplejo con la propuesta de Agustí Peris, tras la comida si bien en algunos platos no llegue a creérmelo con otros quede convencido de la versatilidad de los vinos.

Canelón de bogavante, tomate confitado, aguacate y recula con vinagreta de pesto genotes, la parte vegetal y balsámica de Gorrebusto Vendimia Seleccionada 2007.

Crema de Ceps con cigala salteadas, tostados y ahumados de Dominio de Berzal blanco Fermentado en Barrica 2009 casarón bastante bien, hay acidez para dar agilidad a una crema, exquisita por cierto.

Lubina asada con verduras y jugo de escalibada y aceite de ibérico, no me convenció el maridaje si bien Finca Monteviejo 2006 se mostro receptivo con guarnición del plato principal no asi con una lubina, fresca  y en su punto, el vino, el vino permitíó una conversación más allá del plato, no hay nada como estar sentado en la mesa con el creador de un vino como para saber interpretarle en toda su expresión.

Granizado de naranja con gelée de Campari, Malicia 2009, el vino de hielo de Bodegas San Prudencio, por contraste ponía un contrapunto a la acidez y amargor del granizado, lastima no haber optado por otra textura para maridar, quizás una mousse???
Publicar un comentario