26 de febrero de 2007

TAPONANDO EL VINO

Taponando el vino


Muchos son los bosques de alcornoques que sobreviven gracias al corcho que va destinado al vino ( 75 % de la producción), las previsiones más pesimistas calculan que el 95% de los tapones en 2015 serán sintéticos dejando fuera tan solo un 5% al corcho destinados a vinos de calidad. Este proceso de pasar de lo natural a lo sintético no es más que un tema de abaratamiento de costes y minimización de riesgos, pero es aquí donde aún hoy se impone el corcho.


El 2% del vino con tapones de corcho tiene defectos por TCA responsable del olor a moho que traspasa el corcho y estropea el vino. Según estudios científicos cuidando el origen de la materia prima, hirviendo en perfectas condiciones, eliminando las planchas defectuosas y un almacenamiento adecuado se puede reducir el riesgo a porcentajes casi despreciables e incluso se puede calcular el riesgo de cada partida de corcho .


Pero el TCA no es exclusivo del corcho ya que se ha comprobado que también traspasa siliconas, plásticos ..... esto junto con los problemas detectados en los tapones de rosca con más de un 2% de vinos afectados por hedor a huevos podridos hace del corcho hoy en día el sistema ideal para la perfecta conservación y crianza del vino. La sulfuración y otros problemas por falta de aireación sé esta convirtiendo en un problema para países como Nueva Zelanda donde el 90% de las botellas lleva tapones de rosca.


Hace ya tres siglos cuando un Benedictino, Dom Perignon descubrió el Champagne y con ello el tapón de corcho acabando con trapos, cáñamos, maderas....utilizados hasta la fecha para taponar. En el S.XXI los consumidores tenemos que apostar por el corcho y obligar a las bodegas que sigan confiando en él y se olviden del mercantilismo tan propio de nuestros días. El abandono del corcho va en contra de nuestro ecosistema y nuestra cultura, hay que recordar que son muchos los bosques de alcornocales que esperan regularmente 10 años para ser descorchados en tan solo 15 minutos, además del lento proceso de elaboración de los tapones de corcho, es más,no podemos obviar que corcho es sinónimo de tapón.


Por la defensa de nuestros vinos tradicionales, ecosistemas y cultura, tapones de corcho.

6 comentarios:

Carlosgrm dijo...

Efectivamente adictos, esta semana en conversaciones con una bodega por motivos laborales, comentamabamos el detalle de que con los tapones de rosca en vinos tintos llega al 2,4% los problemas de olores a "huevo podrido", pero la pregunta es..¿al final conseguiran que en España bebamos vinos con corcho de silicona, rosca, etc de manera habitual? porque en USA y UK los tiros van por rosca y de manera muyyy clara.
Saludos

Adictos a la Lujuria dijo...

Tendremos que pensar que USA es un mercado emergente de nuevos consumidores y no hay cultura del vino como en Francia, Italia o España y de los Ingleses conducen por la izquierda.

Actualmente el consumo de vino de calidad esta creciendo en detrimento del vino de mesa de baja calidad, vino que se presta a llevar cualquier tipo de tapón, asi considero que de momento estamos salvados ya que en España los unicos vinos que no llevan corcho.......

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

A ver si Encantadísimo pasa por aquí y os comenta sobre el tema. Hemos hablado de ello en algunas ocasiones y estamos de acuerdo en que una presentación, sin más, del problema, no es posible. Yo creo que hay que distinguir entre tipos de vino, tipos de vinificación y qué se busca con la botella. Si persigues un gran tinto, con larga guarda, no le pongas una rosca o una silicona, sino un corcho flor de 54 mm. Si persigues un blanco de añada, consumible en 12 meses, pónle una rosca y saldrás ganando. También mi presentación es simplista, pero creo que los tiros van por ahí.
Un saludo!
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

A ver si pasa encantadisimo, pero cuando te refieres que un blanco de añada consumible en 12 meses ponle rosca y saldras ganando, a que te refieres que sale ganando la bodega?

Si lo simplificamos a lo economico quizas convirtamos el mundo del vino a un clon del mundo de la cerveza y quizas no sea atractivo a un nuevo consumidor, solo quizas.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

No es simplificarlo a lo económico, en mi opinión, sino situar el problema en un análisis algo más detallado: es pensar que si tienes un vino digno o incluso bueno cuya vinificación y embotellado lo puede poner al mercado a 6-7 euros, muchas veces pasará que la bodega no pagará un buen tapón de corcho. Y se ha comprobado que en vinos de este tipo, el tapón de rosca y el de corcho bueno son exactamente iguales, mientras que el de rosca y el de corcho malo, pues no son iguales.
Casi me sorprendo a mí mismo defendiendo para ciertos vinos los tapones de rosca. Por supuesto, preferiría siempre buenos tapones de gran corcho, pero no seamos ingenuos, esto pasa cada vez menos.
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Dejemos pasar unos años y esperemos no tener que escuchar voces arrepentidas .

No te sorprendas por tu impostura a veces hay que hacer el papel de malvado para llegar a conclusiones, digamos que el fin justifica los medios.

Un saludo