2 de mayo de 2011

LOS DULCES DEL CONVENTO

II FIRA DE VINS DE TORRELLES DE LLOBREGAT
Bodega Participante
Zona 
Gastronómica

Productos a catar o comprar en la Fira de Vins de Torrrelles de Llobregat:
- Mermeladas, gelatinas de flores, frutas de almendra, pestiños borrachuelos, roscos de huevo, mostachones de almendra y almendras reales, hojaldres, cocadas, yemas, roscos de vino, pastas de hojaldre, almendrados .....



Los dulces del convento participará en la II Fira de Vins de Torrelles de Llobregat.

El próximo sábado 7 de mayo Los dulces del convento participará en la II Fira de Vins de Torrelles de Llobregat, una feria centrada alrededor del mundo del vino pero que en esta edición, abre sus puertas a otros productos gastronómicos artesanos.

La feria, que se abrirá al público en Can Sostres de 12:00 a 14:30h y de 17:00 a 20:00h, se consolida como una de las principales ferias de grandes vinos elaborados por pequeños y medianos productores, que se celebran en los alrededores de Barcelona.

Los dulces del convento participa en el espacio gastronómico de la feria con una selección de la mejor repostería artesana de nuestros conventos y monasterios.

Desde hace siglos, en los conventos y monasterios se ha mantenido toda una serie de recetas con lo mejor de nuestra repostería. Ingredientes naturales y una elaboración con esmero y cuidado son las claves de estos deliciosos dulces. Los dulces del convento, mediante su tienda on-line www.losdulcesdelconvento.com, acerca estos postres a todos aquellos que están interesados en su disfrute. Ahora también, al alcance de todos en la II Fira de Vins de Torrelles de Llobregat.

La variedad de productos, procedentes de siete conventos de Sevilla, Cáceres, Segovia, Soria, Barcelona y Pontevedra, permite hacer un recorrido por buena parte de nuestra repostería artesana conventual.

 Productos a catar o comprar en la Fira de Vins de Torrrelles de Llobregat:


  • Del Convento de Santa Paula de Sevilla provienen las deliciosas mermeladas y gelatinas de flores. Mermeladas de albaricoque, kiwi, limón, naranja, melocotón y tomate elaboradas de manera artesanal, junto a las gelatinas de jazmín y azahar, sabores sorprendentes concentrados en originales confituras.
  • Desde Marchena, en Sevilla, el Convento de las hermanas clarisas de Santa María elabora delicadas frutas de almendra, pestiños borrachuelos, roscos de huevo, mostachones de almendra y almendras reales, así como hojaldres y cocadas.

  • Provenientes del convento de las hermanas jerónimas de Garrovillas, en la provincia de Cáceres, podemos disfrutar de yemas, roscos de vino, pastas de hojaldre, almendrados y pastas caseras, donde la almendra es la estrella y se hacen más presentes los sabores más tradicionales.
  • En la provincia de Segovia se encuentra el convento de las hermanas clarisas de Villacastín. Son reconocidas las delicias de Santa Clara y el turrón de la abuela, pero merecen el mismo reconocimiento las deliciosas magdalenas y bizcochos de San Sebastián, los caprichos de almendra, sirenitas de chocolate, pastas de te, naranjines y sorpresas, todos ellos delicados postres para disfrutar en cualquier ocasión.
  • Desde el convento de Santa María de Huerta en Soria, provienen las mermeladas con los sabores más originales: mandarina al ron, limón con manzana, manzana y menta, membrillo al café, pera al vino, fresas, frambuesas, ciruelas, mandarinas y muchos más, todos ellos elaborados de manera artesanal, con fruta de los huertos del convento.

  • En Berga, las hermanas Adoratrices Perpétuas del Santísimo Sacramento se han especializado en los bombones y chocolates. Auténticas joyas en miniatura son sus bombones artesanos, músicos, bombones de licor, naranjitos, guindas al marrasquino o higos al coñac, así como sus bombones y chocolates sin azúcar. Además, podemos disfrutar de tabletas de chocolates, desde el intenso chocolate amargo hasta el chocolate con pasas, nueces, almendras y avellanas.

  • Desde el monasterio de Santa María de Armenteira nos llegan sus delicados jabones artesanos. Con fragancias de mandarinas, limón, lavanda y romero, melisa y camomila o eucalipto. Toda esta gran variedad ha sido elaborada con aceites que nutren e hidratan la piel y que consiguen abrir nuestros sentidos utilizando lo mejor de los principios activos de la aromaterapia.


La filosofía de trabajo de Los dulces del convento está en consonancia con el movimiento Slow Food, en su búsqueda de una alimentación sana y de calidad que recoja lo mejor de nuestra tradición gastronómica. Una tradición que se basa en buenos alimentos, productos naturales y una elaboración pausada y sosegada, alejada de las prisas y las grasas saturadas que imperan en la repostería industrial actual.

Por otro lado, no hay que olvidar que al mismo tiempo que disfrutamos de la mejor repostería de nuestros conventos y monasterios, estamos colaborando en el su sostenimiento económico.

El equipo de Los dulces del convento


Publicar un comentario en la entrada