15 de julio de 2009

1368 CERRO DE LAS MONJAS 2003

1368 CERRO DE LAS MONJAS 2003
Catado en junio de 2009


El Cortijo Barranco Oscuro fue construido a finales del siglo XIX, en 1873, tras ser trasladado desde una ubicación anterior cercana al barranco que cruza las tierras del cortijo. Era un gran cortijo para la época y la zona, con más de 100 hectáreas de terreno en un lugar donde predomina el minifundio y una espectacular bodega que recorría todo el bajo de la casa, con unos 400 metros cuadrados y una capacidad de más de 100.000 litros.


La etapa actual de Bodega Barranco Oscuro se inició en 1980. Manuel Valenzuela, tras comprar una parte del cortijo (casa y tierras), hizo las primeras plantaciones. De las 15 hectáreas que había adquirido, casi la totalidad eran de almendros y el resto llevaban mucho tiempo sin ser cultivadas. Durante varios años se hicieron las plantaciones de el Cerro de las Monjas. Garnacha, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Vigiriega, Sauvignon Blanc, fueron las primeras variedades en los vinos de Barranco Oscuro. Hasta que esas viñas empezaron a producir se elaboró un vino al estilo de la zona, clarete, a partir de uva comprada de distintas variedades blancas y tintas.

En el año 1984, y de la mano de Manuel Carrillo, prestigioso hostelero granadino dueño por entonces del restaurante El Molino de Dúrcal (Granada), Barranco Oscuro sacó su primer vino embotellado. Aún había mucho camino por recorrer. Al comprobar los éxitos iniciales y surgir otros demandantes se hizo la primera etiqueta propia un año después, con un dibujo de Manolo Gil como base, realizado a partir de una fotografía de Ángel Moreno, en la que se ve el cortijo de frente, desde la carretera de Murtas, con Sierra Nevada al fondo.

En 1987 salieron los primeros vinos varietales y se dejó de hacer el vino típico de la zona. Salieron al mercado un rosado de Garnacha, un tinto de Tempranillo, Cabernet y Merlot y un blanco de Vigiriega. A principios de los noventa se iniciaron las plantaciones de Los Llanos, con variedades como Syrah y Pinot Noir. Ya en los 90 se incorporó a la gama un blanco de Sauvignon Blanc y la uva Vigiriega se destino por completo a la elaboración de espumoso natural de tipo Brut.

En 1996, año de la fundación de Bodega Barranco Oscuro SL, se separaron las variedades tintas en dos vinos, el Tempranillo y el Tinto coupage de Cabernet, Merlot y las jóvenes Syrah y Pinot Noir. A este último también se le incorpora toda la producción de Garnacha, y se deja de hacer el rosado. En 1998 el tinto especial pasa a llamarse 1368 en alusión a la altitud del Cerro de las Monjas. A partir de 2000 se elabora un vino blanco del coupage de las mejores variedades de la finca, algunas aún en experimentación (Sauvignon Blanc, Chardonnay, Viognier, Vermentino, Riesling, Albariño). En 2002 la novedad es un varietal de Pinot Noir, esa variedad tan difícil de trabajar y que nosotros hemos llamado Borgoñón Granate.
.
.
.
1368 Cerro de las Monjas 2003
Bod. Barranco Oscuro.
Vinos de Mesa ( Alpujarra granadina)

Composición Varietal
30% Garnacha, 30% Syrah , Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Tempranillo.

Análisis Químico (19/11/2008)
Graduación Alcohólica: 14,7 % Vol.
PH: 3,18
Acidez total: 6,5 g/l
Acidez volátil: 0,66 g/l
Ácido Málico: 0,087 g/l
Azúcares reductores: 1,3 g/l
Anhídrido Sulfuroso Libre: 1 mg/l
Anhídrido Sulfuroso Total: 2 mg/l

Viñedo
En el Cerro Las Monjas 2 hectáreas de Garnacha, 1 de Cabernet Sauvignon y 0,2 de Merlot con producción entre 500 y 750 gramos por planta. Estas viñas están plantadas entre 1983 y 1989, se podan en vaso dejando 3 ó 4 pulgares con 2 yemas cada uno. Los suelos son pizarrosos de esquistos, muy pobres a una altitud entre 1320 y 1368 metros.

La Syrah y la Cabernet Franc (así como un pequeño porcentaje de Cabernet Sauvignon y Merlot) proceden de los pagos de Barranco Oscuro, Hoyo y Cerro de las Gayumbas, situados a una media de 1290 metros de altura, con suelos de esquistos y arcilla. Viña plantada en 1996, conducida en espaldera y formada con doble cordón. Se poda dejando 6 pulgares por planta de dos yemas cada uno. Mediante una exhaustiva poda en verde se eliminan otros brotes y sarmientos.

Todos los viñedos se cultivan de forma natural, no se utilizan herbicidas, plaguicidas ni abonos sintéticos. A finales de año se realiza un aporte de compost que ayuda a retener el agua de las escasas lluvias. En junio apenas se realiza un azufrado que no deja ningún residuo. Todo lo demás es esfuerzo (físico y mental) para obtener lo mejor de la naturaleza sin comprometer su futuro.

Elaboración
Cada variedad y cada pago se han vendimiado por separado haciendo una rigurosa selección de racimos en la misma cepa. La uva despalillada a las pocas horas pasando algo más de dos semanas macerando en depósito de acero inoxidable a la vez que tiene lugar la fermentación de forma naturalmente espontánea, sin añadir levaduras ni ningún otro producto. No hay manipulación de la temperatura de fermentación pero se aprovecha la frescura de las noches otoñales (la bodega se encuentra a 1280 metros de altura). La fermentación maloláctica ha tenido lugar igualmente de forma natural durante el periodo de crianza en barrica en la cava subterránea. El uso de sulfuroso ha sido extremadamente limitado evitando el contacto directo con el mosto, no habiéndose añadido nada ni en la fase de crianza ni en el embotellado, el resultado es un vino libre de sulfitos. No se usa ningún tipo de aditivo ni conservante. Sin clarificar ni filtrar.

Crianza
17 meses en barricas de roble francés ensamblaje de los bosques Vosges, Limousin y Central con 36 y 24 meses de secado, que facilitan la evolución del vino sin enmascarar sus características organolépticas naturales.

Fecha de embotellado Abril de 2005

Producción 8.300 botellas, 200 mágnum.

Nota de Cata
Color picota, ribete vivo sin evolución, límpido, lagrima lenta.
Aromas de fruta compotada, madura, olivas verdes, oleoso, notas florales, pimento verde, sangre, aparecen terciarios, fondo mineral.
Buena entrada en boca, amplio , largo, fino, buena estructura, taninos algo verdes, fruta negra, equilibrio postgusto largo.

1368 no es solo la cota del viñedo del Cerro de las Monjas, es también un vino referente en la viticultura natural. Si tenemos que buscar un pero, quizás el único que le podamos encontrar son unos taninos que nos dan alguna nota verde y que no sabemos si llegaran a integrarse, por otro lado hay complejidad, finura y elegancia.

Un gran vino del cual hemos disfrutados hasta la fecha con diversas añadas.


Recomendado y recomendable.

.
.
.
Enlaces de Interés


Publicar un comentario en la entrada