12 de octubre de 2008

Whisky Live Barcelona 2008

Whisky Live Barcelona 2008

El pasado 5 y 6 de octubre se llevo a cabo una cita imprescindible para amantes, aficionados y profesionales del mundo del whisky.


En el Hotel Hilton Barcelona, destilerías de prestigio y centenarias sagas familiares de elaboradores de wiskhy alternaban con aficionados, distribuidores y prensa especializada en un ambiente distendido y agradable en una tarde de otoño en la capital condal. Adictos a la Lujuria en una nueva experiencia sensorial lejana aunque con símiles al mundo del vino, hizo el heroico esfuerzo de catar whiskies, algunos de ellos considerados los mejores del mundo, maridajes con chocolates, presenciar el interesantísimo concurso de coctails e incluso casi participar de una de las clases magistrales o Masters class de cata, en este caso de Cardhu. Una gran tarde de experiencias sensoriales cercanas a lo místico, tras catar por ejemplo MaCallan 30 años.

Tras la heroicidad algunos de nuestros aguerridos catadores finalizaron sufriendo en sus carnes una cata de Gin Tonic, no una cata cualquiera, eso seria muy fácil, sino una cata con una selección de las mejores ginebras del mundo mundial, una cata de la que esperamos publicar la experiencia de los Adictos que destinaron su tiempo al estudio de este interesantísimo maridaje, si nos deleitan con unas líneas.

Adictos a la Lujuria en Whisky Live Barcelona 2008

Adictos a la Lujuria llego el domingo día 5 a la recepción del hotel Hilton situado en la Diagonal de Barcelona entre Corte Ingles y La Illa Diagonal, para situarnos, tras conseguir adelantar a una organizadísima comitiva de japoneses logramos ver las primeras faldas, si si, las primeras faldas masculinas escocesas de la nueva generación de la saga familiar de los propietarios de Glenfarclas. Tras acreditarnos, saludar y saber que Julieta, participante de alguna de las salidas de los Adictos de la Lujuria, se encontraba desarrollando eficazmente su trabajo difundiendo las excelencia de los excelentes Glenrothes, nos adentramos valientemente al encuentro.

Una vez dentro el destino nos llevo hasta Vinos del Mundo, que mejor manera de empezar, allí catamos sus diferentes propuestas de Wemyss el Whisky que con difrentes texturas, aromas y sabores procedentes de diferentes composiciones de barricas importan en exclusiva a nuestro pais. Justo al lado de los Maltas Wemyss se encontraba una interesantísima propuesta de 16 años con recuerdos a frutas cítricas, vainilla.... AnCnoc 16 años, sin desmerecer la propuesta de anCnoc 12 años, algo menos compleja, a partir de aquí el disfrute se desato con la complejidad de Lagavullin 16 años...

Whiskhies ligeros, ahumados, complejos, delicados, aromas medicinales, frutales, turba y madera, roble nuevo, de oloroso jerezano de la que pudimos disfrutar en una pequeña demostración de aromas y texturas en el stand Glenfarclas, una destilería de carácter familiar y destilados singulares, junto a ellos nuestra amiga Julieta nos esperaba para catar y maridar los excelentes Glenrothes ( de lo más interesante de lo catado) con chocolate.

Con recuerdo a chocolate llegamos a los interesantísimos Whiskies japoneses, pudiendo comprobar que en la actualidad estan a la altura de los más grandes, continuamos con clásicos que todos conocéis, Glenfiddich, Cardhu, Oban.... alcanzando el deleite con MaCallan 25 y 30 años, equilibrio y singularidad, sobre todo en el 30 años....

Tras pasear por destilerías Irlandesas, Escocesas y Japonesas estábamos ya preparados para preparar nuestra marcha cuando la insistencia de los Adictos a la Ginebra me arrastró a probar un Gin Tonic de G´Vine, una ginebra francesa elaborada a base de uva en la región de Cognac pero que no supe valorar acertadamente ya que mi rechazo a este destilado blanco se remonta a más de 23 años por culpa de............ justo al lado estaba el stand de Wawali y su extensa y espectacular catalogo de aguas de todos los rincones del mundo, aunque en esta ocasión tan solo disfrutamos de Speyside Glenlivet de Escocia, el agua del Whisky, el poder contar y disfrutar de un agua tan singular fue un gran acierto, gracias a ella pudimos disfrutar de esos matices que tan solo los grandes whiskies son capaces de mostrar camaleonicamente tras unas gotas, sin distorsiones extrañas producidas por aguas inapropiadas.

Tras una heroica jornada regresamos en transporte publico a nuestras casas con el convencimiento de saber que peleas tan peligrosas y placenteras como estas hay que marcarlas en rojo y mayúsculas en el calendario.

Enhorabuena y gracias.
Publicar un comentario