15 de diciembre de 2006

BODEGA AGAPITO RICO

img105/72/021vv3.jpg


Viñedos Agapito Rico SL



La visita la podemos definir como rápida, bodega mucho más pequeña que la anterior con una gestión un tanto más humilde, pero eso no desmerece los vinos del precursor de los nuevos vinos de Jumilla, la experimentación con las variedades internacionales hacen de Agapito Rico una de las más interesantes bodega de la D.O

img174/5685/022cr5.jpg img174/7639/023dt8.jpg

Hay quienes viajando mucho, conociendo nuevas tierras y nuevas gentes, se olvidan de su patria chica. Afortunadamente para Jumilla, no ha sido este el caso de Agapito Rico, un jumillano que ha dedicado sus muchos años de trabajo a vender vinos --de su tierra principalmente, pero también de otras-- por todo el ancho mundo.



No le faltaban por lo tanto conocimientos de lo que se traía entre manos cuando hace una decena de años decidió poner en marcha en su tierra un proyecto vinícola que, ya desde el mismo planteamiento, sabía que iba a chocar con la mentalidad imperante en su pueblo.



Para empezar, volcó su esfuerzo en unas viñas propias --el Carche y Fuente de Perdices--, plantadas ya entonces con unas 20 Ha. de viejas cepas de Monastrell --la uva emblemática de la zona--, a las que se fueron añadiendo, desde 1986, Tempranillo, Cabernet y Merlot, hasta completar la plantación actual de 90 Ha.



Tras la vendimia de 1989 se embotellaron los primeros vinos, contando entonces Agapito con el consejo y la opinión de grandes entendidos/amigos que le confirmaron el acierto del camino elegido; eso sí, las variedades foráneas que incorporaban aquellos vinos, no autorizadas entonces, les impidieron ostentar el distintivo de la D.O.



Ahora, varios años más tarde, los vinos de Agapito Rico sí gozan ya del beneplácito oficial del Consejo Regulador; pero no es esto lo más importante, sino que gozan --y esto sí que es decisivo-- del aplauso del público --de los públicos, mejor dicho-- de un gran número de países a los que se destina el 80 % de la producción.

img174/7171/024fu0.jpg

Tras la cata hedonista recomendamos por en cima de todo el gran trabajo de Agapito con el Syrah, variedad por la que al parecer se va a decantar esta bodega en los próximos años.

También como dato curioso nos encontramos que todos los vinos son crianza ya que hace muy poco tiempo se decidieron a realizar grandes crianzas que no tienen nada que envidiar a algunos reservas sobre todo en el caso de carchelo Syrah 2001.



Recomendamos



Carchelo Syrah crianza 2001


Carchelo tardo semidulce


ARRIBA
Publicar un comentario