7 de julio de 2014

V EDICIÓN DE EL VIÑEDO DE LOS ARTISTAS. ARTE ENTRE CEPAS.


  •  Más de 400 personas en la inauguración de la obra "Signatures nº 1" de Susana Solano
  •  El Viñedo de los Artistas vive en una tarde espectacular su edición más subjetiva y enigmática
  •  Esculturas y vino de excelente calidad para construir territorio


El Viñedo de los Artistas, inaugurada en 2010 con un homenaje póstumo a Josep Guinovart, ideólogo del proyecto, ya cumple cinco años.

Por los escenarios montados en medio de los viñedos de la bodega Mas Blanch i Jové han pasado artistas tan diversos como prestigiosos y espectáculos de todo tipo: desde ópera, hasta payasos, pasando por música de todo tipo, magia, danza, pintura, títeres ... Y cada año, al menos una nueva escultura se ha ido incorporando a esta inusual sala de exposiciones, creando un patrimonio que enriquece artísticamente el municipio de La Pobla de Cérvoles.

Cada uno de los eventos organizados es único lo que permite en cada edición sorprender a los espectadores con una historia completamente diferente, guiada de la mano del artista invitado del año y maridada con comida y vinos Saó en un entorno pintoresco e inolvidable.

Si el primer año, el Año 0 de Guinovart, hubo un saxofón y una guitarra para inaugurar "El Órgano de Campo". El Año 1 fue Carlos Santos quien llenó de música -con 5 pianos y una violinista voladora- todos los rincones de El Viñedo de los Artistas dejando su legendaria barca, "La Sargantaneta", navegando sobre una encina.


 Para el Año 2, Esteve Casanoves creó una cepa metálica gigante que actualmente vigila las vides desde unas vistas privilegiadas e ilumina tenuemente las noches de La Pobla de Cérvoles con un sistema de fibras ópticas y placas solares. El Año 3 se dedicó a Joan Brossa y, de la mano de Hermann Bonnín y la Fundación Joan Brossa, se creó un itinerario poético permanente en el municipio y se se presentaron diferentes espectáculos para acabar inaugurando el "Cap de Bou" con cabezudos y grallers en el anfiteatro de Brossa el "El No Res del Tot".

Y este sábado 5 de julio Mas Blanch i Jové celebró su quinta edición con el Año 4 dedicado a la escultora Susana Solano.


 Solano es una prestigiosa escultora que fue galardonada, entre otros premios, con el Special Prize, otorgado por Utsukushi-Ga-Hara Open Air Museum de Tokio y con el Premio Nacional de las Artes Plásticas del Ministerio de Cultura de España.

Solano para crear la obra "Signatures n º 1" para El Viñedo de los Artistas de Mas Blanch i Jové se inspiró con las labores del campo y el paisaje mediterráneo. La instalación se encuentra integrada en medio de olivos y supone una transformación delicada del paisaje desde su respeto y conocimiento más absoluto.


 Los más de 400 asistentes también pudieron visitar las otras esculturas, así como la impresionante obra de 60m. "Entre el Cielo y la Tierra" que el pintor Gregorio Iglesias creó durante dos meses en medio de El Viñedo de los Artistas y que actualmente recubre las cuatro paredes de la sala de barricas de la bodega.

La fiesta acabó con un espectáculo etéreo y cautivador de Pep Bou y una cena servida en medio de El Viñedo de los Artistas y maridado con los vinos Saó Blanc, Saó Rosat, Petit Saó, Saó Abrivat y Saó Expressiu de la bodega Mas Blanch i Jové.


UN POCO DE HISTORIA

Guinovart, uno de los grandes pintores catalanes contemporáneos, reconocido en todo el mundo, tiene expuesta la última obra que creó antes morir (un increible mural de 10 metros dedicado al vino) dando la bienvenida a los visitantes de la bodega Mas Blanch i Jové, en la DO Costers del Segre. Guinovart, gran amigo de la família Jové Balasch, también fue el ideólogo de “El Viñedo de los Artistas": una iniciativa única y pionera que integra plenamente al vino en el universo artístico. Una sala de exposiciones al aire libre, en medio de El Viñedo, donde esculturas magistrales son testigos del crecimiento de las cepas.

El Viñedo de los Artistas se inauguró oficialmente en 2010 *, y como homenaje al espíritu que la concibió se dedicó el Año 0 a Guinovart, inaugurando de forma póstuma su escultura "El Órgano de Campo".

El Año 1 fue dedicado al músico, compositor y creador Carles Santos, quien creó la obra "Vino Sonoro", un gran espectáculo musical, un paseo por la historia de la música y la gastronomía que reunió a más de 400 personas . Cinco pianistas, un violín y un coro, en aquel lugar único lograron transportar a los invitados y hacerles vivir una noche inolvidable. Como testimonio de su paso por El Viñedo de los Artistas, Carles Santos dejó su legendaria barca "La Sargantaneta" navegando sobre una de las encinas.

Esteve Casanoves fue el artista invitado del Año 2. Casanoves diseñó un anfiteatro que se inauguró con el espectáculo "En el Muelle del Hueso, el Olivo" de la directora teatral María Vera: una combinación de música, danza y poesía que creó un sentimiento de amor entre el espacio y los espectadores y que sirvió como preámbulo de "la Luz (inclinada) sobre la Tierra", la impresionante escultura de más de 8 metros de altura de Esteve Casanoves que, presidiendo el viñedo, integra el hierro, el vidrio y la luz para que se fusionen con La Tierra.

El Año 3 fue dedicado al gran poeta Joan Brossa. La fiesta organizada por Mas Blanch i Jové y la Fundación Joan Brossa fue del estilo brossiano más puro. Se llenó de poesía visual el municipio de La Pobla de Cérvoles, se sacó magia detrás de las barricas, ópera en el mirador de La Pobla de Cérvoles, Comedia del Arte en la Cabaña del Guinovart, risas nostálgicas de la mano de Tortell Poltrona debajo de una encina y cabezudos de medio de los olivos para inaugurar la escultura "Cap de Bou", inspirada en el poema visual de Brossa.

Paralelamente, el pintor de Les Borges Blanques Gregorio Iglesias pintó en medio el camino de El Viñedo de los Artistas, su obra “Entre el Cielo y la Tierra” un impresionante mural de 60 metros, creado durante casi dos meses al aire libre con tintas chinas y colores naturales y que, desde el pasado día 22 de junio de 2013, forra de forma permanente las cuatro paredes de la sala de barricas de Mas Blanch i Jové.

Y es que los responsables de Mas Blanch i Jové, "El arte y el vino maridan muy bien, de hecho consideramos cada botella de vino una pequeña obra de arte, aunque efímera porque está destinada a ser disfrutada y desaparecer". Mas Blanch i Jové, elabora 5 vinos-el Saó Blanc, el Saó Rosat, el Petit Saó, el Saó Abrivat y el Saó Expressiu -que no paran de acumular premios (Decanter World Wine Awards, Concours Mondiel de Bruxelles ...) y altas puntuaciones en las más prestigiosas guías españolas e internacionales (Wine Advocate de Parker, Guía Peñín, Guía Gourmets, Stephen Tanzer ...) y todos ellos con una relación calidad / precio excelentes.


MAS BLANCH I JOVÉ

Publicar un comentario en la entrada