27 de enero de 2014

Recuperando vinos ( cap. 1) SAÓ BLANC 2012....

Cada vez  se me hace más difícil sentarme frente al ordenador para dedicar un tiempo a explicar lo vivido en torno a los vinos que catamos, bodegas visitadas… y no por falta de ganas. Cuando se pone un nuevo proyecto en marcha como es nuestro caso,  Vinoscopio Enoteca, son muchas las ganas de contar y explicar, lástima no disponer de algo más de tiempo.


Poco a poco intentaré, sobre todo por respeto a los profesionales que acuden a nuestras catas, aficionados, clientes, bodegas…. Como decía, poco a poco iremos publicando como hemos venido haciendo en los últimos 8 años y que mejor que empezar por lo último.

El pasado sábado el protagonismo se lo dimos a la DO. Somontano, con dos bodegas que nos apoyan en muchos de los eventos que venidos realizando a lo largo del año. Nos referimos a Bodegas Sers y Bodegas Chesa, dos pequeños proyectos familiares dignos de apoyar. En esta ocasión, y nos sucede lo mismo siempre que descorchamos diversos vinos de la DO. Somontano, destacamos un vino sobre manera:

SERS SINGULAR 2012
Varietal de Parraleta de la Finca “ La Morrera” 
 Ahora mismo, dos días más tarde su intensidad en nariz sigue cautivando, frutos negros, lácteos y punto varietal muy seductor. Boca tanino medio, dulce, frutos rojos, salino, cremoso, postgusto con recuerdos a frutos negros y vegetalidad varietal que aporta longitud a una Parreleta ideal para disfrutar por bastante poco.


Siguiendo retrocediendo en el tiempo llegamos hasta el pasado martes , Taller de iniciación a la cata. No voy a explicar la parte didáctica que se busca al asistir a un curso de estas características, vista, nariz, boca, vinificación…. Porque nos vamos a quedar ante la reacción de aquellos que se inician a la cultura del vino, sé que alguno no soportáis eso de la cultura del vino. Buscamos vinos muy dispares para explicar vinificaciones, crianzas… empezamos con un jovencísimo Clar 2013 ( 83/100), Xarel•lo, Gewürstraminer y Chardonnay , un vino nervioso a día de hoy donde el prematuro embotellado nos hace tomar relación directa con los vinos más rústicos y primarios donde las lías, levaduras, que ya a la vista se hacen muy latentes y que en boca nos deja atónitos con unas notas de pimienta blanca sumamente curiosas.

Saó Blanc 2012, las últimas veces que nos hemos aproximado a él no hemos tenido tiempo para dejarle expresar todo la elegancia que posee.  En nariz cuando se abre una fina fruta blanca dejando atrás lacas y ahumados que entorpecen en un principio la verdadera expresión de este vino empezamos a sentir ansiedad por descubrir que nos deparara en boca, y si, volumen medio pero con una finura y sutileza que aguanta durante varias caudalias. Fruta blanca, cocos, vainillas, ahumados, en equilibrio con gran dosis de elegancia (92/100).

Continuamos con un fresco Heus Rosat 2013 ( 84/100), palote y frambuesa. Tras conocer un poco la vinificación de los rosados y comprobar las notas azuladas de los vinos más jóvenes nos pasamos a los tintos. Comprobamos la evolución del tiempo en un vino con el Ledo Selección de Barricas 1818 ( 85/100) también sirvió para explicar la importancia del equilibrio el control de los tiempos del paso de un vino por barrica. 


Dejamos aquí esta entrega para adentrarnos mañana en un nuevo capítulo en el que explicaremos lo vivido el pasado martes 21 por el grupo de cata Vinoscopio:

Presentación de las nuevas añadas de Vinyes del Terrer por Eduard Morell, Cauzón y cata a ciegas de los vinos de la DOQ. Priorat de Pinord y del pequeño proyecto de Gratallops, Celler Mas Basté

fin de este capitulo.


Publicar un comentario en la entrada