25 de abril de 2012

12 AUTORES Y SUS VINOS 2012 , CAN RAFOLS DELS CAUS ( ALIMENTARIA 2012)


Un día antes haciendo cola en otro de los eventos importantes en torno a Alimentaria, pregunté a alguien por su asistencia a Can Rafols y su respuesta fue clara, “no recuerdo que productores van, pero iré, se está tan a gusto allí…”.

imagen: www.canrafolsdelscaus.com 
Y es cierto, Carlos Esteva y su equipo consiguen recibir al visitante de tal forma que tienes la sensación de sentirte en casa de un buen amigo. Sí a esto le unimos el poder conocer en primera persona al productor de las bodegas invitadas y catar sus vinos se convierte en un verdadero placer poder asistir.

imagen: www.canrafolsdelscaus.com 
En honor al anfitrión empezamos la jornada con las añadas 2003, 2005, 2007 y 2008 de Gran Caus Blanc de xarello, chenin y Chardonnay. También presentaron Xarello Pairal , La Calma  y El Rocallis de la añada 2007, Sumoll 2009 nos resultó espectacular y acabamos con Pedradura 2005 y Gran Caus 2006,  delicado a la vez que potente en boca.

Directamente y sin preámbulos fuimos a catar uno de nuestros albariños preferidos Pazo de Señorans donde pudimos apreciar elegancia y finura en su 2004. Boquiabiertos nos quedamos cuando fuimos desmenuzando las impresiones que la añada 2002 nos proporcionaba, de cómo cuando se miman rendimientos y se elabora con sensibilidad la albariño se convierte en una variedad de culto entre las grandes.


Heiman Löwenstein fue nuestra siguiente presa, viñedo, bodega y viticultor…,como dice la propia bodega, que desde 1979 son elaboradores en Winningen, Mosel. Comenzamos con Fantasie der Schieferterrasen 2003, Uhelen “R” 2006 y 2007, donde destacaba fruta amarga y silex con una buena persistencia, y acabamos con Rottgen GC 2001 y 2008. Pocas notas pudimos plasmar en aquel momento, puesto que son vinos cambiantes y necesitan una buena oxigenación previa para mostrarse plenos.


En mitad de la escalera nos encontramos con Toni Gelabert para dar un repaso a sus vinos. Sobretodo nos sorprendió muy positivamente GIRO 2010 FB, contundente en boca y profundo a la vez que fresco.


En tintos allí estaba Toni Sarrión con Mestizaje 2011, Finca Terrerazo y Quincha Corral 2004 donde la bobal consigue la máxima expresión. Hemos observado que sus vinos han ido actualizándose, disminuyendo un poco la contundencia y buscando más la elegancia.

No subimos hasta el final de la escalera donde estaba Finca Sandoval puesto que un día antes tuvimos el placer de catar todos sus vinos.

Otro de los platos fuertes fue Raúl Pérez, donde con su habitual humildad fue desgranando cada uno de sus limitadas botellas. Ultreia La Claudina 2010 de godello, elaborada como si fuese tinta, paja seca, fósforo, y deliciosamente amargo en boca. Sketch 2010, albariño en barriles de 750 l. con sus características notas salinas y de umami. En tintos Ultreia Douro 2005, Ultreia Bierzo 2008, La Cova de la Raposa 2010 con un gran trabajo de maderas, delicado y elegante, un vino de impresiones y como no, EL Pecado 2009 y 2010, extraordinariamente atlánticas ambas añadas.


Ramón Llagostera nos cautivo con Doix 2001, buen ejemplo de la evolución en el tiempo de garnachas y cariñenas viejas, y con mucha vida por delante todavía.

Las mencías de Guimaro en suelo pizarroso de la Ribeira Sacra en Amandi las consideramos como un estilo a seguir en la zona. Expresión frutal en primer plano, madera sin protagonismo, acidez equilibrada y final persistente. Catamos Guimaro 2010  y Finca Capelillos 2009.

Conocimos Podere de San Cristóforo de la mano de Meritxell, bodega situada entre el mar y las colinas de la Toscana. Trabajan con sangiovese, syrah, P.V. y vermentino principalmente.


Y entre tanto vino estrella, Bodegas Monastrell nos sedujo con su estilo amable, maduro y goloso. Chaveo 2006, monovarietal de monastrell es fresco, con una ligera crianza que le hace encantador. Valche 2006 es la selección que consigue vinos equilibrados y con clase.


Para terminar y con mayúsculas Bodegas  Hidalgo. La Panesa estaba espectacular con su peculiar toque punzante y delicado. EL Tresillo, amontillado de una solera de 1874, de color caoba, muy complejo y de extraordinario paso por boca. Villapanés fue nuestro último vino para acompañar los platos con que Carlos Esteva nos ayudo a digerir tantos y tantos magníficos vinos, en un ambiente familiar y dar fin a una de las mañanas más bonitas de las citas vitivinícolas del año.


Santiago Fernandez
Unión española de catadores



Publicar un comentario